1951.

Las tristezas del año iraquí
ةيقارعلا ةنسلا نازحأ

Khazal Almajidi
يدجاملا لعزخ

Traducción
Ghadeer Abusneinen 2013


POEMAS CORTOS
ةريصق دئاصق

1
Tu boca es de oro
mi boca es de plata
Y nuestros cuentos son collares, pendientes,
y anillos puestos por la gente.

2
¿Quién lo empujó hacia la soledad? ¿Quién abrió su puerta? ¿Quién lo guió a la luz?
¿Quién en la luz lo derritió? ¿Quién lo recreó de nuevo sin cuerpo?

3
¿Dónde enterré mi vida?
¿En qué tumba de las tumbas de mi cuerpo? ¡Aquí, en este corazón siempre triste!
¡O en esta garganta débil!
¡O en esta pálida cara!
¿Dónde enterré mi vida?
¿Y a dónde hice su funeral?

4
Al bajarnos del aire perdimos nuestras alas, cuando salimos del agua, perdimos nuestras aletas,
cuando nos paramos en la tierra
nos pusimos los zapatos.
Y hoy…
Todo lo que hacemos en nuestra vida es: Devolver estas alas y aletas
y quitarnos todos los zapatos.

5
Todos amamos la luna porque algún día
la tuvimos en nuestros interiores.

6
Una cucharita de agua para beber.
Una cucharita de luz para ver.
Una cucharita de locura para amar.
Una cucharita de alcohol para emborracharse. Una cucharita de comida.
Unas cucharitas para todo.
Así es nuestra vida en Iraq
¡Vida de cucharitas!

7
En el alba tu mirada es mi feminidad
pero tú estabas ocupado con tu poesía
¡No tienes pena¡
Soy todas las palabras que están en tus manos. Soy tu poesía viva.

8
En mi vida no tengo solo estas puertas. Dejo entrar a los que amo.
Y dejo salir a los que no amo. Cada vez que envejezco más,
ya no las veo pero veo salir a quien amo y entrar a quien no amo
solo cuando más me envejezco.

9
Palabras en las paredes. Palabras en las puertas. Palabras en los caminos. Palabras en los ojos. Palabras en las lluvias.
Las escribo,
antes de que se conviertan en polvos.

10
Levanta un poco la cabeza, y mira:
Un pueblo entero carga bolsas de harina, llora,
y corre del miedo en las calles,
Levanta la cabeza
y escucha al pueblo que gime su presente
y nada en su pasado
Levanta la cabeza para que no te pisen los pies.

11
Es cierto que nos separamos.
Pero ya no lloraremos.
No nos apiláramos como un bulto de huesos ante de nuestra decepción.
No marcharemos detrás de nuestro amor como que si camináramos en un funeral
Se iluminará la lápida de nuestros recuerdos.
y en todas las direcciones
volarán muchos pájaros de nuestra última despedida.

12
¿Quién abandonó al otro, nosotros o los dioses? ¿Nosotros los inventamos y los olvidamos. ¿O ellos, nos crearon y nos olvidamos?

13
Por casualidad,
me encuentro con muchas almas.
Almas que vigilan la puerta.
Almas que encienden la chimenea.
Almas que preparan la copa.
Almas que escriben poesía.
Almas en el pasillo.
Almas en la cocina.
Almas derrochadas que vinieron de tiempos lejanos.

14
El árbol abrió sus ramas y dijo: Les estoy regalando todo,
y ustedes,
solo me regalan hachas.

15
Soy el escultor de la luna
Mientras mi mano ajuste sus rasgos
se pierdan mis pies en el sonido de las estrellas.

16
Las guerras se tomaron nuestros corazones y los escondieron en los pantalones
de los soldados vencidos
como pedacitos de pan
o como las balas vacías

17
No es posible distinguir la noche de las aceitunas en este invierno solitario.

18
Con una capacidad increíble
la larva ilumina un campo entero-
Sin embargo,
¡no podemos iluminar nuestros pequeños corazones!

19
En esta edad,
mi felicidad son los ojos encerrados en recuerdos que iban a ahogarse.

20
Los errores me tuvieron
y me localizaron en un gran error que se llama mi patria entonces me parecí a un error perfecto
Tengo que cavar túneles largos y profundos
Tengo que pavimentar muchos caminos
Tengo que pasar por rutas escabrosas para llegar a la razón.

21
Esta mañana
las campanas de la poesía suenan fuerte.
En mis fondos
una mujer bella las suena para otra bella frente a mí.

22
En mi juventud la mujer que amé,
la idea que adopté,
el empleo que trabajé,
el tiempo me confirmó que todo eso no me conviene. ¿Adónde iré con estas cuentas en mi viejez?

23
Voy al sur
Contemplo los lugares de mis antepasados
¿Cómo hicieron para que esta tierra se convierta en cuentos? ¿Y cómo la dañamos con el olvido?


EL HUMO DE MI VIDA
يتايح ناخد

Me gusta viajar en el humo de mi vida
sin que me acompañe un perro o una lámpara allá, donde me muerden los deseos
y juegan con mi cuerpo unas mujeres soñadoras ya no sirve la vara en que apoyo,
se quebraron las alas de mis hombros,
allá, reconocí a un niño perdido que soy yo
y lo guié al camino,
pero él me miró enojado y se fue, encontré muchos peces muertos,
muchos paraguas rotos y enterrados bajo la arena, allá encontré zapatos abandonados, botellas vacías.
Allá, en el humo de mi vida
no encontré la estufa ni el carbón.


SIGO INTENTANDO
اًمئاد ُلواحأ

Intento siempre recoger las flores que deja la tormenta Intento recoger el corindón oscuro en mi corazón
Y en mi cubil desarmado y enterrado en el aire, intento siempre encontrarme con el faquir de oro que cuelga en su aljuba el fuego y las palabras Intento embellecerme.
Intento de conocer el secreto del loco.
Solo él vio la realidad y la abandonó.
Solo él, en esta desolación,
cuenta el tiempo fácilmente.
Solo él no se interesa en nosotros.
Pero yo, todavía estoy en medio del camino Levanto mi violonchelo
y aparezco mareado y debilitado
Derrito el alba en mi vapor.
Veo con envidia al loco jugando en las norias. Toco el tambor esperando mi destino
y solo veo cruces,
mis cruces.
y el loco se va alejando de mí más y más.


SOY EL INFLAMADO
خفتنملا انأ

Soy el inflamado con los años
Soy el acostado en la eternidad.
El asesinado en cada puesta de sol.
Soy el pájaro roca que se tambalea en la noche.
Soy la persona a la el borracho lanza su flecha temeraria
y atrae a su copa.
Soy la persona a la que el loco tira con su piedra.
Soy la persona que a la que el poeta ataca con sus palabras, y capta en su boca.
Soy, Soy el inflamado con los años.


EL LLORÓN
يكبأ

Lloro todos los días porque estoy en este mundo. Lloro cada día porque estoy en este lugar. Lloro cada día porque estoy con estos amigos. Lloro cada día porque amo a esta mujer. Lloro cada día porque leo este libro.
Lloro cada día porque escribo este poema. Lloro, lloro cada día.


HABLO
ملكتأ
Cada día, hablo con este río Cada día, hablo con este árbol Cada día, hablo con este muro Quizás pudiera reformar este río este árbol este muro y mi alma.
POR MUCHOS DÍAS
ٍمايأل
Por muchos días,
por días ilimitados estaba descodificando talismanes
y frotando estos íconos,
por muchos días los talismanes se ponían más y más misteriosos, los iconos más brumosos,
mis sentidos se secaban y mi cuerpo se desaparecía.


UNA MANO
ٌدي

Una mano cose, otra escribe
Una mano carga al cetro
Una mano fuma, otra toca música
Una mano siembra, otra hace una señal
Una mano pelea, otra saluda
Una llora, otra se ríe
Una muele, otra esculpe
Una duerme, otra excita
Una pinta, otra se pinta
Una sufre, otra cura
una ora,
una tiembla, una cariñosa
Una paga, otra desea
Una se abre, una que cecea, y otra mima
Mano… mano… mano
Todas estas manos, las tiramos en los quemadores de las guerras.


FOTOS
ةيفارغوتوف رٌوص

Unas enormes fotos colgadas en los horizontes
Fotos en que se mueven sus personajes en colores negros y blancos En las entradas de los edificios,
en las tiendas, en las calles.
Compiten duro, conducen carros brillantes.
Comen, se emborrachan, se pelean, se corren.
Y no nos prestan atención.
Se portan como si no estuviéramos.
Personajes que actúan en negro y blanco.
Cierran las aberturas de nuestras vidas.
Personajes que no duerman en nuestros álbumes
pero gritan en las plazas en negro y blanco.


ÉL SE FIJÓ BIEN
َق ّدح

Se fijó bien en el espejo. Se fijó en sus manos… ¿Qué cometieron?
Se fijó bien en su boca… ¿Qué habló?
Se fijó bien en sus pies… ¿Dónde caminaron? Se fijó bien en sus ojos… ¿Qué vieron?
Se fijó en todo esto y dijo: Si, este cadáver, es mío.


CON SUS UÑAS
اهرفاظأب

Con sus uñas, ella rasgó su cuerpo.
Con sus años, excavó su tumba
Mientras, llora sangre cuando tira tierra a su cuerpo.


NO LA VI
اهرأ مل

No la vi, no oí su voz.
No toque su cuerpo, no supe su nombre Pero la amo como loco
y a veces lloro por ella.
¿Dónde está?
¿En qué calles vaga?
¿Cómo se llama su ciudad?
No sé.
Amé a muchas mujeres pero todavía siento que no entregué todos mis sentimientos, solo a aquella que no vi.


EN EL BAR
رابلا يف

En el bar, parecemos caballeros
a veces como piratas
salpullidos por el terror a las aventuras
que colman nuestras charlas y movimientos. Irrumpimos, nos subimos,
nos iluminamos, cantamos,
pero una tristeza sangrienta
nos envuelve al final de la noche
y nuestras cabezas caen sobre nuestros pechos y solo necesitamos una cama cerca
y un reposo tranquilo,
sin aventuras y sin sueños en el bar.


CANDADOS
لافقأ

Todo está bloqueado.
Candados para las puertas,
candados para las bocas.
Candados para el cuerpo,
candados para las fuentes.
Candados para las flores,
candados para las fronteras.
Candados para las fincas,
candados para las pasturas.
Candados para la belleza,
candados para los horizontes.
Candados para los ojos,
candados para las orejas.
Candados para los sueños,
candados para la imaginación-
Candados… Candados…
Los candados están por todas las partes.
Nosotros marchamos en esta vida armados de los candados.


EN SUCESIÓN
اًعابت

En sucesión esta es la belleza: Que ames tus errores
Que no tengas criterios Que parezcas ligero
La belleza es ligera…. Muy ligera


AMOR A LAS MUJERES
ءاسنلا بحي

Él ama a las mujeres.
Su mano tomó la forma de un seno.
Él ama a las mujeres…
Sus camisas ondean con sus perfumes. Él ama a las mujeres…
Su altura está bordada con sus agujas. Él ama a las mujeres…
sus poemas son dorados con sus calores. Él ama a las mujeres…
su día se ilumina en sus corredores
Él ama a las mujeres
Más que a una mujer se ama.


ME ABANDONARON
ينوعاضأ

Me abandonaron varias veces,
una vez cuando se burlaron de mi infancia miserable
y otra vez cuando colgaron mi adolescencia
en un tendedero de ropa lavada,
y otra vez cuando esparcieron a mi juventud en sus guerras, y otra vez cuando sembraron el miedo en mis hijos,
y otra vez cuando me obligaron a dejar mi país,
pero yo sigo levantándome todos los días,
recojo lo que se queda de mí, y lo transformo en poesía.


VARIAS VECES ME HANPUESTO BAJO LLAVE
ٍةرم نم َرثكأ ينولفقأ

Varias veces, me han puesto bajo llave,
una vez cuando me dijeron: vigila tu patria mientras estaban robando la patria,
y me di cuenta que soy protector de los ladrones. Otra vez me dijeron: Ten cuidado de tus enemigos,
y se referían a otros,
entonces supe que estoy peleando contra mi pueblo.
Y otra vez cuando me dijeron: se fiel a los principios, se referían a las masas de concreto vacio,
me di cuenta que estoy bajo los eslóganes y letreros. Me enllavaron de la cabeza a los pies.
A mis ojos, arrojaron solo el blanco y el negro.
A mis oídos lanzaron el relincho de los caballos.
A mi nariz, le echaron el humo de la historia.
A mi boca, tiraron la brinda de hierro.
En mi cuello, colgaron una larga cadena.
En mi mano, pusieron un cuchillo.
En mi pecho, colocaron un escudo.
En mis pies, amarraron un lazo.
En mi día, me echaron polvo.
Me enllavaron varias veces
pero se le olvidaron de enllavar a mi corazón, entonces se propagó el olor del amor y quebró sus lazos.


¿ME ESTÁS VIENDO, POESÍA?
؟ينارت له…رعشلا اهيأ

En el seno del corazón te guardé, ¡poesía! no te abandoné, no te puse en el camino para que te pisen los pies,
no te dejé en los salones para que permanezcas lejana, aquí te puse, en mi sangre
y mientras que los poetas te estaban rodando en los burdeles, en los palacios de los lideres, y en las plazas de guerras,
yo te puse en mi sangre y te encerré en mi cuerpo.
Tú fuiste quien me enseño la libertad.
Tú fuiste quien me llevó a las alturas.
No te dejé caer en la tierra.
No permití que nadie se te acerque y te ensucie.
Fuiste mi único amor en el mundo.
Fuiste mi única mujer. Mi único padre.
No te voy a reprochar poesía por lo que me hiciste.
No voy a reprochar a nadie por no revelar aún tus secretos. Tú eres críptica y escondida.
No voy a reprochar a nadie por no haberte atraído
a pesar que fuiste mi única cacería en este mundo.
No voy a reprochar a mis textos
porque no te derramaron como mereces.
Tú eres agua secreta escapada.
No voy a reprochar a nadie si no acepta el destino que le diste. Me convertiste en un loco.
Entre mis estados racionales
y de tus manos probé todas las frutas sagradas y profanas
y todos los placeres extraños.
Eres fiel para mi poesía
y yo te traiciono siempre en los recreos.
Eres libre y yo soy restringido.
Eres aburrida y yo estoy satisfecho
¿De dónde traigo entonces un hombre que se te parezca? Ningún hombre se te parece.
Ninguna mujer
Te veo en todo Poesía ¿Me estás viendo?


LOS SALMOS DE LA MIEL
دهشلا ليتارت

Quisiera que pases por los hoyos de la flauta que toco para ti. Quisiera que te conviertas en carbones que se mezclan con mis lágrimas

***
No me liberé de los tambores que flotan en el agua de mi vida y se ahogan en mis profundidades;
y a pesar de que tú estabas bailando en mis campos,
yo estaba escavando una larga hendidura
para enterrar sobre ti mis canciones y mis mitos, para oler tu extraño aroma
y para que tus lágrimas mojen mis dedos cada noche.

***
Cuando olí tu rosa, la eternidad me tocó y canté. Y cuando llegó la muerte estaba cantando para ti y cortando indiferentemente mis uñas.

***
Cada noche se cae tu espiga.
Cada noche, la oscuridad trata de rodearme. Cada noche, cargo tus semillas,
y planto estrellas en mi cuerpo.

***
Esperando que me devuelvas.
No importa cuándo. Esperando tus lluvias
froto las estaciones juntas con mi rama, entonces se enciende siempre tu carbón y me incita devolviéndome mi lengua, mi mano y mi rama.

***
Como una espada tu amor se hunde en mi carbón, se aparta y se hunde de nuevo,
Así me golpea,
como un sacrificio frente a un templo.

***
El ángel movió una fila de pájaros en tu nido pero tú estabas dormida con tu vestido rosado rodeada por mis vasos vacíos de vino rojo. En tu cama, respira mi agua.
Estos pájaros no te dejarán dormir. Agitarán tu sueño como un barco perdido. Cautivarán las hierbas de tu belleza
y me las regalarán a mí.

***
Un día con su mañana sin su noche,
después que terminamos de amar,
revisé mi biblioteca
y encontré decenas de papeles escritos sobre ti.
Encontré la guitarra que tocaba mientras cantaba canciones para ti. En una esquina lejana de mi habitación estaba sola, tocando tristezas mojadas por la miel.

***
Como un tren triste que pasó es tu amor
escapado del miedo, y como un viajero perdido subí en el tren y canté

***
Vi mi laúd flotando en tu rio
y cuando moví mis dedos,
vi cayendo rosas de sus cuerdas,
vi tu tristeza como un chal azul lleno de agujeros.

***
Tenías tres jarras cuando saliste del trono profundo del agua. La jarra encima de tu cabeza llena de agua del rio varado. Las otras dos entre tus manos,
llenas del agua de los ríos Tigris y Éufrates. Volcamos toda esa agua dentro de mi jarra,
y la cargamos juntos.

***
Tú y yo no sentamos en el barco.
El mundo estaba dormido…
nosotros cantamos una vez
y nos besamos varias veces,
mientras, el barco se alejaba hacia las profundidades, allá, donde nosotros nos ahogamos y nos esfumamos.

***
Estuviste en el café holandés que está en la calle fumando el narguile.
Yo estaba limpiando tus pies del lodo del largo viaje y tu pelo estaba cayendo sobre mi cara.

***
Estabas cortando flores en una canasta. Yo te estaba siguiendo.
Colgué mi flauta en mi cintura. Puse mis documentos en la maleta
y te rogué que me miraras.

***
Claridad detrás de mí Claridad antes de mí
Yo entre ellas,
lluevo en tus manos,
tú esta arrodillada llorando.

***
Quisiera que las letras de tu nombre penetren en todas mis direcciones. Quisiera que se reproduzcan en mi cuerpo y se convierten en rocíos.

***
Mientras camino sobre tus letras,
subo un poco mi ropa
y las dejo volar como las mariposas hacia mi cuerpo.


“EL ÚLTIMO BAILE DEL FABRICADOR DE LEYENDAS”
ريطاسألا عناصل ةريخألا ةصقرلا

Fue tan difícil atraer mi vida a esta tina.
Mi vida era delgada, pálida y llena de ranuras.
No prohibí los viajes de las espadas en mis profundidades pero las observé cuando penetraban allá,
grises como el otoño,
seguidas por la corriente frágil
y por la edad que recogen las tablas olvidadas. Hacia el cielo, allá… allá donde giran las águilas
y sube el sonido de las lamentaciones.
Mira los eslabones de tu pelo negro cayendo en tu cuello
y tu pecho como anillos,
sé que este es mi único camino,
aquí, traté de entender mejor la primavera.
Me perdí en el humo de tu aroma.
Aquí, olí el alcohol y toqué el rocío del regreso hacia tu cama,
y reposé entre tus columnas,
encerré mi cabeza y encontré mi gran sueño.
No dormiré en paz,
es que los viajes de las espadas están dispersos en mis profundidades. Y las águilas… las águilas están allá, giran en los cielos.

***
La arena abandonada donde estaban las huellas de tus pies. La forma caliente de tu cuerpo,
como si fuera en el ojo de la ballena
donde los deseos de la arcilla son como la locura,
nos empujan con el dragón a la muerte.
No se comunican los sentidos dentro de nosotros.
Son nuestros días abandonados en la arena
los que se parecen a las huellas de tus pies.
Mi nostalgia se derramó.
Se derramaron también el perfume negro
y los vestidos de la primavera.
¿Qué tengo que evitar?
¡La belleza, o el vino moviéndose en las venas de las canciones! Hay polvo sobre mi soledad que me engaña con los recuerdos. Hay una flor en mi mano que recuerda.
Hay un río vinculado a mí que no tiene barcos
pero que está cargado con maderas viejas
¿Qué tengo que evitar?
El iris del lobo que me sigue.
Estoy distraído y triste.
Se mueren las semillas y se seca el vino en los vasos donde las huellas de tus pies,
de tu cuerpo se golpean con el mío
y donde se apaga la piedra,
aquí debajo de la tabla,
en el río o en el iris del lobo
y allá en mi profundidad,
todavía las espadas se ahogan
y las águilas giran en los cielos.

***
El pájaro del meteoro golpea mi corazón
e irrumpe en mi carruaje.
Los toros tiran las caravanas de los dioses en el cielo.
La espuma de las olas pinta mi cuello.
Se iluminan la marca amarilla y las corrientes de fuego. La plata brilla en tus piernas,
y pasa por mi corazón,
el otoño de mis tristezas me separa de ella
pero el vino junto en el alcohol
pasó de mis células al agua
y quise volverme,
intenté, pero no pude recuperar la estrella del norte
¿Y por qué tenía que quedarme solo en mi desierto, mientras que los arboles se buscan?
Suaves estrellas se extienden en mis fondos como manchas, tratan de subir a mis ojos,
a veces alumbran un poco por la noche,

después se ahogan en el agua profunda.
El llanto crece cuando me fijo en el cielo
y veo bajando las espadas sobre mis profundidades. Y las águilas…las águilas giran allá… en los cielos

***
Desde que leyó las tablas se acompañó de una ilusión,
desde que observó los cilindros de los templos
y adivinó con sus dedos las inscripciones de los mausoleos y ataúdes. Así habló el mito con él.
Así le habló sin que se aburriera.
Él sabe como su vida fue mordida por la serpiente
que descendió la palabra sagrada de su boca.
Conoce su camino pero nunca llega a él.
Los tambores se ahogan en el lodo
mientras que el fabricante de las leyendas baila su último baile. Hizo aire al alma.
Deletreó con dificultad las palabras de los días.
Hay una sola mujer invisible que cuida su tristeza en un refugio, parada en medio de la tormenta como una diosa valiente,
no tiene miedo,
resiste la oscuridad con su corazón rociado de oro y mármol
Los cajones están llenos.
Él está tirado en el piso, delira su canto a su amor.
No es así la soledad ni el exilio, ni la muerte, no son así.
Cada brillo desapareció en su esquina.
Con dos cañas paradas alrededor giran bailando
mientras el sonido de la flauta disminuye poco a poco,
se ahogaron todos los tambores en los lodos,
las leyendas se desperdiciaron en el humo de la ciudad,
abrió la ventana y olió la flor de su único amor,
iba a dormir,
las piedritas se dispersaron a su alrededor,
el alba invadió su cabello,
el rio pintó sus manos,
mientras las espadas caen en sus profundidades
y allá…allá unas águilas giran en los cielos.

***

Todo lo que tenía el rio, se le devolvió después de la sequedad
cuando sus manos se convirtieron en refugios para las ramas de los arboles
hasta sus ventanas no volvieron,
de pronto, el olor de la ciudad insultó los himnos.
A la orilla del rio, se mueren los peces.
El movimiento de los caracoles se pone más lento.
Allá donde todos corrieron a sus tumbas,
Él se quedó solo bailando,
fabricando del lodo sus leyendas.
Pero a veces se caen de sus manos.
Se fue todo lo que pertenece al río.
No había ningún lirio.
Solo los restos de una vieja flauta
y los ojos de los lobos
donde él puede dormir tan profundo,
con los ojos aberrantes de vino, excitación y olvido
y levanta suavemente sus viejos carbones
y a la diosa olvidada, ella no contesta.
Ella se durmió primero en las hendiduras, debajo la tierra. No ha servido para nada sacarla de la helada.
El calor del mundo desapareció.
Las almas se terminaron.
Los cantos se vaciaron de amor.
Y como un ladrón que pasea en la ciudad cayó la pesadilla. Y como las pajas, la gente se tambalea o se amontona. Vino a través del miedo.
Se acostó en las hendiduras.
Corrió con la luna hacia el abismo.
Y él, él, ya tiene los pies débiles que no pueden bailar. Aunque hay muchas cosas en sus cajas,
él va a empujarlas hacia el agua.
Es que fue tan cansado este viaje,
su espalda ya no puede cargar todas estas cajas,
mientras que sus profundidades están quemadas por las espadas, las águilas allá, allá, giran en los cielos.

***
Se levanta con sus canastas.
Se fija la inclinada antorcha que quedó.
Muchos lobos pasaron por él.
Muchas piedras cayeron a sus pies.
Las canciones negras son muchas,
también en las mañanas parecen como manchas en el cielo.
Se sentó en la roca con sus canciones,
el rio, los árboles, y los pájaros esperaron que se levante de su bosque, él buscaba en las cuevas,
se durmieron todas sus canciones
y sólo quedaron el eco y el polvo,
abrió su caja,
e hizo volar sus sueños como pájaros hambrientos,
entonces se cayeron en el rio áspero.
Les pidió que regresaran a él
pero no quisieron.
No hay consuelo.
Cada día se siente solo en karkadril.
Respira. Sus pies ya no tienen colores.
Y como fabrica ramas de las lagrimas
se sube como un zigurat
para ver desde arriba sus raíces
que se queman por las espadas,
y las águilas allá, allá, giran en los cielos.

¡No olvides compartir con tus amigos!