Vaca

José Kozer

En sus pupilas zumba la mosca, bajo el sol. 
Una pausa encarnada la mosca. 
La vaca, otra multitud: baja el testuz mastica avanza por el campo de trébol, inabarcable: zumba en sus pupilas, la mosca. 
Alza la cabeza una flor de lis en las pupilas. 
En la floresta inabarcable irrumpe un olmo. 
¿Otra artimaña de la mosca? Apacible, la vaca baja la cabeza (mastica) (avanza) un rastro espeso el trébol en los ojos. 
Mastica, y no se sacia: ¿la mirada otra artimaña? 
Avanza, alza la vista un ciervo la mira bajo el olmo. 
Se acerca, en su prolongación pausa tras pausa mastica. 
El ciervo la contempla: ¿será aquello otra artimaña del hambre? 
La vaca mueve en el aire del mediodía la cabeza: pausas, inabarcables. 
Tranquila, bajo el olmo (mira): en su contemplación cruzan voraces las moscas zumban pasan en manada, los ciervos. 
A sus pupilas acuden lentas las vacas el ganado en sus pupilas viene de las dehesas: está lleno el campo (zumbidos) (hatos) un olmo corpulento en la floresta. 
Masca la flor de lis (pausada) la boca llena, de hambre. 
Trébol, el hambre: moscas, los campos. 
Se echa al atardecer al pie del árbol la mirada llena de vacas al ladear de un lado a otro, la cabeza. 
Saciada la mirada.  

Puntos de venta