Alicia en el país de Uma

Jacobo Sefamí

1
piel,
escritura recóndita de la luz,
innombrada seas en tu superficie profunda.
en tu blanco esplendente abundan las
respuestas.
un mugir silencioso,
un mar plagado de signos,
¿desde qué latitudes me incitas?,
¿qué nuevas cartografías inventas con tus
ínsulas negras?
piel sagrada,
déjame inscribirme en tu alfabeto.

2
vaquita celeste,
edén de sueños,
en tu piel vagan las estrellas gozosas,
oros que se mueven en las galaxias mutantes.
vaquita divina de vuelos místicos:
las olas derrochan espumas en los acantilados,
van invadiendo de luz los misterios galácticos,
suben en ebullición.
llegarán a tierra,
desnudarán el instante.

3
tu piel se abre vaquita
y en la gran mancha negra
trasluces un carmín ardiente
la profundidad de un alma deseosa
despierta
el maremoto convulsionado
loqueras de la imaginación
delirios de espejos oximorónicos
profusión que corre sin parar
vaquita

4
me miras con los ojos de un mundo
ignoto
escudriño las letras sagradas
los orbes todos contenidos en sus formas
tus mapas me guían en la sinrazón
rutas dilemas encrucijadas que se agolpan en mis caminos
hasta llegar a la soledad del errante que sólo ve arenas oscuras
páramos cobrizos siluetas del misterio
abismos que circundan dos víboras en su fosforescencia primigenia
nuestros mundos corren paralelos y no sé cuál es el lleno y cuál el vacío
me lo has revelado todo y sigo sin entender hacia adónde vamos
dónde están nuestros pies qué espacios siderales hay que cruzar
cómo habrá que enunciar tu alfabeto

5
palimpsesto lunar la vaca muge en la oscuridad
oculta en la maraña de su propio nombre
se atisba el lenguaje en su negrura
y se hermana con la nacarada luna
son sus sonidos secos la fragua de la piel
las llagas del placer oculto que vibran
en sus mares allá lejos
todo es una ecuación
al final la luz de la luna nos espera
frente a lo tormentoso de la nebulosidad
tú que me miras con ese ojo blanco
incrédula frente al mensaje de una vaca
que repite incesantemente umaumaumaumaum

Puntos de venta